Recuerda que si te gusta el contenido y se ha sido de utilidad puedes hacer una donación en Paypal

Síguenos en:

Diario de desarrollo, Supernatural Hunters

Javier Ocampos -

Nótese que no andaba precisamente lúcido a la hora de darle un título a esta entrada…

Salvo un selecto y nada acertado grupo de personas hasta ahora no había hablado con nadie del proyecto que estado desarrollando en mi tiempo libre, al que para esta ocasión llamaremos “Supernatural Hunters”, aunque todavía no me he decidido por un nombre definitivo…

Inicios del 2020, mi vida sufre un gran varapalo, pero uno debe ser fuerte y sacar pecho ¿golpes a mí? ¡Golpea, golpéame vida, que esto es puro acero Toledano! entonces me dije a mi mismo “¿y por qué no desarrollas un videojuego? Sí, eso que siempre quisiste hacer, pero nunca pasaste de hacer los clásicos minijuegos que da vergüenza mostrar; pero no cualquier juego, si no un juego realista, algo que puedas empezar y terminar sin abandonar el proyecto por aburrimiento a los 3 meses”, y así como me lo dije, me quede pensando y me respondí “pues tienes razón, eso voy hacer, total ¿Qué otra cosa podría hacer de madrugada? ¿dormir? ¡bah! ¡eso es para débiles!”.

Sí, hablo conmigo mismo ¿y? seguramente pueda haber personas que indiquen que mi historia no concuerda con la realidad, pero yo digo que sí.

Y así es como surgió “Supernatural Hunters”

Wow ¿en serio? ¿eso es el proyecto? sí, en serio, en mi cabeza eso se veía estupendamente, tomar los elementos más característicos de dos grandes clásicos: Arkanoid y Space Invaders, darles una vuelta de tuerca y crear algo nuevo ¿Qué podía fallar? éxito asegurado… pero al parecer algunos de los privilegiados a los que llegue a mostrárselo no entendieron mi idea «¿y que tienes que hacer?» «¿y por qué los cubos sueltan cosas verdes?» ¡Ignorantes! pensé para mis adentros…

Seguí adelante con el proyecto, añadí algunos obstáculos, unos efectos de luz y se los mostré nuevamente:

¡Nada! seguían sin entender, pero es más, ahora hasta se preguntaban «¿y para que los obstáculos?»; respire profundamente, conté hasta 10 y con mi mejor actitud les explique:

Sí, mira, en Arkanoid destruyes bloques con una bola, en mi juego reemplazo los bloques por enemigos y añado obstáculos para dificultar la tarea de acabar con estos así como utilizarlos a tu favor para calcular rebotes

La idea era clara, pero la gente es demasiado visual, si no le presentas el juego terminado no entienden que eso no más es un prototipo sin diseño donde estas programando el comportamiento del juego. Por esta razón es que empecé a diseñar algunos elementos para ir dándole forma a mi prototipo:

Esto ya iba agarrando color, obviamente, aunque todavía le faltaba mucho trabajo por delante, muchísimo, muchas noches sin dormir y muchos cabezazos contra la pared al toparme con inconvenientes de programación, que no es precisamente lo que más disfruto haciendo…

Pero aún faltaba algo ¿el qué? muy sencillo, enemigos; la mayoría seguía sin poder hacer un sencillo ejercicio de imaginación y reemplazar en sus cabezas esos cubos verdes por verdaderos y lustrosos enemigos, de forma que yo tuve que hacer todo el trabajo por ellos:

Ah, ¿verdad? ¿a que ya vas empezando a oler los billetes que generara este increíble proyecto? ¡pues eso no es todo! porque soy sumamente detallista (conste, en mi trabajo… y más concretamente en los proyectos donde tengo libertad creativa), así que corrección tras corrección (soy amateur ¿Qué esperaban?) y detalle tras detalle mi trabajo dio frutos hasta obtener como resultado esta bella obra maestra de la ingeniería:

Pero este no es el final de la historia ¿quieres saber cómo sigue? Yo también, así que espera que termine el resto de niveles, programe los bosses y añada algunos power ups en el camino hasta que por fin este listo para ser publicado en la Play Store para tu disfrute y se convierta en el rey de tus momentos de evacuación diarios (de preferencia 2 veces al día).

«Solo hay dos errores que se cometen en el camino a la verdad: No empezar, y no llegar hasta el final.»

Siddhartha Gautama

Con esto me despido por ahora, pero no sin antes desearte una flora intestinal equilibrada.

Autor: Javier Ocampos

Fundador de Leedeo y cofundador de Nube Online. Desarrollador web de profesión, desarrollador de videojuegos independiente por vocación, o al menos lo intento.