¿Mejorar la presencia en redes sociales?

Presencia en redes sociales

Aunque estoy capacitado para trabajar como Social Media Manager, en el ámbito personal debo decir que – aunque suene raro hoy en día – detesto las redes sociales. Desde sus inicios jamás he sido participe de esta tendencia con excepción de Youtube, que finalmente debe ser considerada a todos los efectos una red social multimedia con una finalidad muy clara, no obstante, reconozco la enorme cantidad de usuarios que lo primero que hacen al encender su computadora, smartphone o tablet es revisar sus perfiles en redes sociales y estoy consciente que una gran mayoría de clientes potenciales están ahí.

No vayan a creer que mi postura es contradictoria, tengo perfil en LinkedIn y lo utilizo con la finalidad para la que fue creada esta red social: Un currículum en línea, que no entro a revisar más que 2 o 3 veces al mes porque no tengo la necesidad. También tengo perfil en GitHub, una red social de programadores para subir y compartir trabajos, premisa del Open Source, una filosofía de la que soy partidario. Lo que no me gusta son redes sociales como Facebook o Twitter (precisamente las más populares) que no tienen un propósito definido, que igual sirven para publicar las fotos de las últimas vacaciones como para airear a tu enorme lista de contactos – los cuales seguramente no conozcas en persona ni a una décima parte – que has roto con tu novio/a (imagínate, la de cosas que pueden estar hablando a tus espaldas sin saberlo); al mismo tiempo, lo que publiques en tu perfil también puede ser motivo para ser – o no ser – contratado en una empresa, ya que en la actualidad hay empresas que te pueden pedir tu perfil de Facebook/Twitter para revisarlo, por lo que esto es un arma de doble filo y confirma el sentido de la popular frase:

“Uno es dueño de lo que calla y esclavo de lo que habla”

Sigmund Freud, padre del psicoanálisis

Una hermosa frase sin duda alguna, que invita a reflexionar nuestras palabras. A mí no me gustan las redes sociales, pero son una herramienta que bien utilizada pueden potenciar nuestra imagen, por eso, más que aconsejar acerca de lo que debes hacer para alcanzar a tu audiencia lo que puedo hacer es aconsejar acerca de lo que no debes hacer para que tus perfiles no de una imagen poco profesional.

Separa los perfiles profesionales y personales

Si vas a crear una cuenta de Facebook para tus amigos y familiares, hazla privada, así de sencillo, tu vida no es algo que debas hacer público. Para el ámbito profesional, crea otra cuenta independiente desde la que vas agregar prospectos, clientes y administrar tus páginas en Facebook, que es otra cosa muy importante: Aunque seas socio fundador y único empleado, tú no eres tu empresa, solo eres su representante, por lo tanto no utilices tu cuenta de Facebook como página empresarial, para eso Facebook ha creado las páginas; de hecho, hacer caso omiso de este consejo puede ser motivo para que Facebook elimine tu cuenta sin previo aviso.

No compartas ese GIF animado que tanta gracia te hizo

Es otra cosa muy común en redes sociales: Vemos algo que nos gusta y automáticamente vamos a compartirlo con nuestra lista de contactos. Esto es algo que solo debes hacer en tu cuenta personal, donde nadie que no esté en tu lista de contactos pueda ver lo que compartes; en tu cuenta profesional debes evitar hacer esto por todos los medios, y ante la duda, revisar siempre a que cuenta estas conectado antes de compartir cualquier contenido para no hacer algo que pueda dar una imagen poco profesional, pues desde el momento que lo publicaste ya no hay marcha atrás, negar lo sucedido y eliminar las pruebas del homicidio es algo que hablara aun peor de nosotros.

Comparte contenido relevante

Tú y solo tú – que sabes a lo que te dedicas y como es que lo haces – sabes mejor que nadie lo que puede interesarle a tu audiencia: Todo aquello que a ti pueda parecerte interesante.

¿Verdad que no era tan complicado? Y es que la mayoría de las veces pasamos por alto las cosas más simples: Si por ejemplo te dedicas a la arquitectura, los contenidos que debes publicar en tus perfiles profesionales deben estar relacionados a la arquitectura, y si tú, que eres arquitecto, te ha llamado la atención un artículo relacionado a tu área, entonces ese es el articulo indicado para compartir, en primer lugar porque lo que a ti te interesa es llegar a las personas interesadas en ese área, y en segundo lugar, porque aunque no lo hayamos escrito nosotros, el simple hecho de resultarnos interesante y compartir su opinión dice mucho de nosotros.

No seas perezoso, escribe algo original

Estoy de acuerdo que no siempre se dispone del tiempo necesario, pero no podemos vivir por siempre de lo que otros hayan escrito, aunque sea de vez en cuando dedícale unos minutos a escribir algo propio, no importa si no es perfecto, somos humanos – si no, mirarme a mí – pero si no hacemos esto puede llegar un momento que tus prospectos no te tomen en serio, que tus contactos se cansen de todo lo que compartes de otras fuentes y en general, que tu perfil se convierta en un compendio de muchas otras páginas y perfiles.

Esto es algo de suma importancia, no solo en redes sociales, si no con mayor importancia si cabe en una página web ¿por qué? Te lo voy a explicar: En redes sociales, el éxito lo define el número de “seguidores/amigos/me gusta” que tenga el perfil, que es el número que define el alcance de tus publicaciones, en una página web lo define su PageRank; el PageRank es un algoritmo creado por Google para asignar relevancia a las páginas indexadas por el motor de búsqueda. Esto significa que a cada página les asigna un valor del 0 al 10 – el cual puede variar dependiendo del éxito de nuestra estrategia – así que, dicho de una forma simple, una página de arquitectura con PR0 (PageRank 0) siempre va estar por detrás de una página de arquitectura con PR1 (PageRank 1) en los resultados de búsqueda, más sencillo imposible, pero ¿por qué es importante escribir contenido original? Pues porque a Google no le gusta el contenido duplicado, Google sabe quién, cuándo y desde donde se publicó por primera vez un artículo, tambien sabe si ha sido copiado y/o modificado por terceros y penaliza las páginas que se dedican a copiar contenidos bajando puntos a su PageRank.

Por supuesto, siempre y cuando no abuses de esta práctica puedes compartir artículos que te hayan parecido interesantes, esto es el pan de cada día en Internet, mientras el autor permita la libre distribución de su artículo y hagas referencia a la fuente original con enlace a su respectiva página. Pero no creas que esto es una estrategia SEO que mejorara el posicionamiento, esto no va a generar ningún beneficio a tu PageRank, es una acción tipo neutro, el único que va a verse beneficiado es la página de referencia en forma de enlaces entrantes.

Autor: Javier Ocampos

Fundador de Leedeo y cofundador de Nube Online. Desarrollador web por vocación, soy un apasionado del fron-end y back-end por igual, ya que considero que lo visual y lo funcional siempre han de ir de la mano.